Historia de la Bolsa de Comercio de Viena

La compra y venta de bienes ha existido desde el inicio de los tiempos.

El Mercado de Valores Real fue fundado en 1409 en Brujas, en la casa del comerciante Van der Bourse, de donde deriva la palabra “bolsa”.

Centros de comercio se encontraban en los siglos XV y XVI en las siguientes ciudades: Ámsterdam, Amberes, Augsburgo, Florencia, Lucca, Núremberg, Venecia y posteriormente en Viena.

La familia Fugger, en Augsburgo, fueron banqueros internacionales y dueños de alrededor del 10% del Santo Imperio Romano de la Nación Germana. Las familias Fugger y Welser controlaron la economía europea, reemplazando en ese tiempo a la Casa Medici en Florencia, la cual fue el banco más grande en Europa durante el Renacimiento.

El primer banco en el mundo fue fundado en 1472 en la ciudad estado de Siena, bajo el nombre de “Monte Pio“. Desde 1624 es conocido como “Monte dei Paschi di Siena“.

La primera crisis financiera de 1557, la llamada “Le Grand Partie“ surgió por financiar el Nuevo Mundo (América). La tasa de interés aumentada a 16% en vez de 12% fue lo que finalmente generó la crisis.

La fuerte reactivación económica con Carlos VI y otras razones político-económicas, resultaron en la fundación de la Bolsa de Valores de Viena el 1 de septiembre de 1771, bajo el reinado de la Emperatriz Maria Theresa.

En el periódico “Wiener Diarium“, del 2 de septiembre de 1771, la apertura de la Bolsa de Valores de Viena no fue ni siquiera mencionada.

En el primer día, dieciséis obligaciones fueron listadas, pero sólo seis fueron transadas.

Una de las principales razones para fundar la Bolsa de Valores de Viena fue emitir bonos del tesoro, en un intento de bajar el débito y aumentar los ingresos públicos, lo cual tuvo éxito por un breve tiempo.

En los primeros años del siglo XIV, la Bolsa de Valores se volvió un centro financiero popular para la Monarquía.

La primera acción del Banco Nacional de Austria fue listada el 1 de abril y abierta para comerciarse el 26 de mayo de 1818.

La primera empresa de ferrocarriles fue listada en 1824.

Durante los primeros días de la Exhibición Mundial de Viena de 1873, noticias alarmantes sobre una posible guerra entre Francia y Alemania desencadenaron una gran venta de acciones y bonos.

De marzo a octubre el mercado cayó alrededor de un 70%: 52 compañías industriales, 40 bancos y 6 compañías de seguros cerraron sus puertas para siempre.

El 1 de abril de 1875, una nueva Ley de Bolsa de Valores entró a regir, la cual estuvo vigente por más de 100 años, hasta 1989.

El período entre 1880 y 1914 es conocido como Patrón Oro. Bajo el Patrón Oro, cada banco central era responsable por asegurar que las notas podían redimirse en oro.

Durante ese tiempo, la mayoría de los países adhirieron (en grados variables) al Patrón Oro. Fue también un período de crecimiento económico sin precedentes, con relativa libertad en comercio de bienes, trabajo y capital. Esto fue fuertemente apoyado por la famosa Escuela Austriaca de Economía.

Como en la mayoría de los países de occidente, el Patrón Oro también fue introducido en Austria.

Después de la emisión de ocho bonos de guerra en 1914, la Bolsa de Valores fue oficialmente cerrada. Por la fuerte inflación durante los primeros dos años de la guerra, los inversores buscaron acciones y bienes raíces. El comercio de acciones de venta libre estaba en auge.

En 1919, la Bolsa de Valores se reabrió, y el mercado estalló hasta 1924. Después del colapso de la Monarquía, esto se convirtió en el momento más liberal de la República en la historia de Austria.

Muchas empresas de estados sucesores, como Hungría y Checoslovaquia, estaban aún listadas en la Bolsa de Valores de Viena.

En 1924, las acciones de la bolsa cayeron bruscamente. También este año empezó a regir la nueva moneda, el Shilling, reemplazando a la Corona. El precio de 1 kilo de oro era 6000 Shilling.

La caída de la Bolsa de Nueva York en octubre de 1929 afectó mínimamente a Viena.

Con la anexión de Austria a Alemania, la Bolsa de Valores de Viena quedó bajo control alemán y fue parcialmente cerrada.

Después de la segunda guerra mundial, la Bolsa de Valores de Viena fue reabierta el 15 de noviembre de 1948. Como resultado de la nacionalización, el mercado era muy pequeño e insignificante, a pesar de que Reinhard Kamitz, ministro de Hacienda, promovió los llamados "Volksaktien" (acciones del pueblo).

El 13 de abril de 1956, un gran incendio destruyó la sala de operaciones.

La industrialización de los 1950’s y 1960‘s trajo a algunas empresas de regreso al mercado.

A fines de los 1960´s el mercado se volvió nueva y gradualmente más popular, mientras el mercado de bonos continuó creciendo.

En 1988, el inversionista americano Jim Rogers desencadenó una tremenda alza del Mercado de Valores. Rogers destacó lo barato de las acciones austriacas. Por primera vez después de la primea guerra mundial, los valores austriacos estuvieron en el radar principal de la comunidad internacional de inversión.

Mientras tanto, los estándares fueron armonizados con la ley europea. El mercado (en esa época el índice se llamaba CA Aktienindex) ganó más del 100% por unos meses, el volumen de negocios creció 600%. Muchas empresas nuevas, como RHI, OMV, Austrian Airlines, Verbund, se hicieron públicas. El mismo año fue emitido el primer Bono Austrian Zero. En 1986 el gobierno austriaco otorgó ventajas fiscales para accionistas.

En 1988 una aún más fuerte alza empezó, teniendo un peak en 1990. En 1989 se promulgó una nueva ley de mercado de valores.

En 1991 se abrió la bolsa austriaca de futuros, llamada ÖTOB. En 1989 se introdujo el sistema de transacciones electrónicas PATS, y desde 1996 el mercado de valores es completamente electrónico.

El 2 de enero de 1991, el Índice Austriaco de Transacciones,ATX, reemplazó al antiguo índice. El ATX es un índice de precios empezado con 1000 puntos y consiste en 20 acciones. Hoy el índice es mayoritariamente dominado por los dos bancos más grandes, Erste Group Bank and Raiffeisen Bank, una gran empresa de petróleo y varias compañías de bienes raíces.

En 1997, el ÖTOB y la bolsa de inversiones (Wiener Wertpapapierbörse) se fusionó a la Bolsa de Viena AG (Wiener Börse AG).

En 2002 la Bolsa Austriaca de Energía, EXAA, inició su plataforma de transacciones.

En 2004, Raiffeisen International Bank-Holding AG salió a venta pública, con € 1,1 billones, la más grande oferta pública de adquisición de la Bolsa de Valores de Viena.

Durante la reciente crisis financiera mundial, el 28 de octubre de 2008, el ATX cayó un 9,75%, siendo la caída más grande en un solo día en la historia del ATX, con cinco valores perdiendo más del 10% en mismo día.

El mismo año, la Bolsa de Valores de Viena adquirió la mayoría de las Bolsas de Valores de Ljubljana, Praga y Budapest, lo que resultó en el Grupo de Bolsas de Europa Central y del

Este (CEE Stock Exchange Group) en 2010. Cinco años después, la Bolsa de Viena vendió casi todos sus valores.

to top button